Blog

Copa del Mundo Merano. Italia.

Por segunda vez en tierras italianas he participado en la que ha sido mi tercera prueba de Copa del Mundo, en esta ocasión en la comarca Dolomitica de  Merano y Marlengo.

Un lugar sin duda precioso, un precioso Valle a caballo entre tierras austriacas, suizas e italianas.

La prueba contrarreloj que constaba de dos vueltas a un circuito llano pero muy estrecho y con muchas curvas muy cerradas donde había que tirar mucho de freno y romper totalmente el ritmo, y de postre el último kilómetro de subida con 14% de desnivel y piso de pavés.

Mis sensaciones, a pesar de no poder calentar por falta de medios y espacio ya que viajamos solos y tuvimos que aparcar lejos del circuito, fueron buenas sacando en la parte llana una media de 33 km/h. Y en la última parte de subida pues como cualquier participante, mucho dolor y sufrimiento hasta la meta. Quedando en la decimoctava posición y a casi siete minutos del ganador y oro olímpico el austriaco Walter Ablinguer.

Al día siguiente en la localidad de Merano  se daba la salida en el centro de la ciudad, un circuito de unos 5 km, al que dimos vueltas hasta completar un total de 47 km, un circuito rápido muy técnico y peligroso por la fuertes curvas ciegas en bajada, donde la alta competitividad y la gran velocidad hizo que varios participantes volcaran en la chicán.

Desde la salida no me empecé a encontrar a gusto, y fui perdiendo posiciones hasta descolgarme  y di varias vueltas con un grupo de unos cinco corredores, pero en cada curva me sacaban unos metros y haciendo así la goma continuamente hasta que perdí contacto, y conseguí terminar en solitario la carrera sin encontrarme  a gusto en ningún momento de la carrera. Al final el decimoquinto en  línea de mete y nada contento ni con el resultado ni con mis sensaciones, que sé que podía haber dado más.

Aunque el resultado ha podido ser algo mejorable, me quedo con la gran experiencia de competir con los mejores del mundo, y con la progresión con respecto al año pasado. Y por supuesto el agradable viaje de más  de 4.000 km en coche compartido con mis amigos y compañeros de carreras Francisco Domingo Guillén y el portugués André Venda, sin duda grandes personas y mejores corredores.

AddThis Social Bookmark Button

Sígueme

           

Índice de Artículos

Patrocinadores

                        

                                    

Colaboradores