Blog

Copa del Mundo II. Segovia.

Por segundo año he sido seleccionado para poder participar en la segunda prueba de la Copa del  Mundo esta  vez en tierras españolas y segovianas, concretamente en Cuellar, ya que solo pueden  correr tres por país.

El viernes por la tarde participé en la prueba en crono en un circuito llano con algún puente corto y duro que te rompía el ritmo y algún desnivel  más sin mucha importancia.

Mis sensaciones fueron buenas un poco frio en la salida por el curveo que no conocía y quise arriesgar demasiado, y se me fueron varios segundos, pero el resto a tope al 100% e intentar no venirme abajo ya que fui doblado por los dos corredores que salieron detrás de mí el norteamericano  Randall  y el moldavo Rotaru. Logrando la decimoquinta posición con una media de 32,6 km/h. Buena marca personal y notándose la progresión pero lejos todavía de la élite mundial,  pero cada vez más cerca que lo que a título personal me importa.

El sábado por la tarde tomábamos la salida, en el circuito del año anterior y que conocía perfectamente. De salida tuve buenas sensaciones y en los primeros kilómetros rodé con todos los favoritos, quedándose muchos de salida, pero a mitad de la primera vuelta se rompió el grupo en pedazos y me quedé acompañado de Rotaru donde perseguimos a relevos ya que teníamos a  Baena  a tiro y nadie amenazaba por detrás.

 Anduvimos en esa situación hasta la tercera vuelta que en la subida de meta y a falta de una vuelta me empezaron a dar calambres en todos los brazos   y desistir a la caza de Marco que lo teníamos e incluso soltar a Rotaru ya que me quedaba otra vuelta entera con la última subida y prefería perder alguna posición a tener que abandonar, asique lamentablemente bajé el ritmo hasta que Alfonso que  venía  a casi dos minutos a tres kilómetros me cogió y me pasó, aunque no se me fue mucho, al comenzar el último kilómetro de subida adoquinada vi que aunque muy acalambrado y los brazos deformados sin apretar mucho recortaba a Alfonso, entre eso,  y el aliento de Beatriz  y Elena durante la subida me hizo echar el resto y darlo todo a pesar de poder lesionarme, apreté y volví a pasar a Alfonso aunque demasiado pronto ya quedaban unos 200 metros  a meta y reacciono y me cambió el ritmo y nos pegamos un espectacular sprint agónico más coraje que fuerzas pero noté que todos mis amigos allí presentes  Bea , Elena ,Pedro, Vane ,mi mujer  y mi niña empujaban conmigo.

Entrando en meta en la decimocuarta posición, contento con el rendimiento de la carrera a pesar de los calambres y tener que  aflojar, pero contento con recuperar las buenas sensaciones que no  había encontrado en las últimas carreras.

AddThis Social Bookmark Button

Sígueme

           

Índice de Artículos

Patrocinadores

                        

                                    

Colaboradores